martes, septiembre 19, 2006

EN DEFENSA DE LA VITIVINICULTURA NACIONAL

No tengo la menor idea de quién es el Sr. Rodolfo E. Szelest, pero puedo decir que me cae simpático. Esto, a raíz del contenido de una "carta de lector" que le publicó "La Nación" el pasado domingo 17 de septiembre, cuyo texto comparto con los lectores del blog a continuación:

"Señor Director: Con motivo de la visita Bachelet-Kirchner a una bodega de capitales chilenos, supe que son numerosas las empresas extranjeras que han adquirido bodegas argentinas y también instalado nuevas explotaciones para el desarrollo de la industria. Por favor, avisen al secretario D Elía que cambie urgentemente sus prioridades. Que se lleven el agua vaya y pase. Pero que se lleven el vino, ¡eso sí que no lo debemos permitir!"

Breve y con sustancia, ¿no?

2 comentarios:

José Luis Baragiola dijo...

Sin lugar a dudas la preocupación del lector, el cuál seguramente no toma tetra, apunta a que con este avance de las huestes trasandinas más las pretensiones de los hielos continentales quieren tener el chablis bien fresquito. Recordemos a las Majas del Bergantin y "la botella que viene flotando con las dos tibias cruzadas".

Anónimo dijo...

Me encantó tu blog. Pero me parece intersante hacer un comentario. Hace ya tiempo que los argentinos habíamos perdido el rumbo de nuestra vitivinicultura. Empezó el cambio Catena y luego cayeron los capitales "externos" al advertir que se podía hacer algo, y además ganar guita a lo "bobo". Han invertido en tecnología y han traído su know-how. Nos influenciaron para que dejemos las uvas de baja calidad y volvamos a las de buenas calidades enológicas y poco peso (malbec, merlot,etc.) Este cambio nos ha cambiado hacia mejores calidades de vinos...