sábado, diciembre 29, 2007

Brindo por eso


Por los seres queridos, los que están conmigo y los que añoro. Porque espero que a ellos les vaya bien, que disfruten momentos de felicidad y puedan llevar adelante sus proyectos, que es lo mismo que deseo para mí.

Por los que ya no están, a los que recuerdo con cariño y sin tristeza, porque me dieron mucho sin pedir nada a cambio.

Por los que tienen que tomar decisiones que nos afectarán a todos, para que aumente su hasta ahora magro porcentaje de aciertos.

Por que haya menos sufrimiento a causa de la violencia, la discriminación, la falta de oportunidades. Es decir, y aunque para algunos suene cursi, por que haya algo más de paz y amor en este mundo que se obstina en parecer cada día más brutal.

Por eso brindo. Por un buen 2008 para todos.


domingo, diciembre 23, 2007

Aforismo: dólar alto, peso bajo




El ministro de economía Martín Lousteau ha hablado poco desde que fue designado por el gobierno anterior para ejercer el cargo en el gobierno actual.

Ahora ha dado un par de reportajes, simultáneos, a Clarín y P/12, donde -palabras más, palabras menos- ha mostrado su pensamiento sobre algunas cuestiones controvertidas de la política económica oficial.

En materia de inflación, admitamos que no la ha negado como suele hacerlo el jefe de gabinete (ese creador de eufemismos a una velocidad superior a la empleada por José Narosky para crear sus aforismos). Hay inflación, pero ello sólo "ocupa" al gobierno, no lo preocupa.

Además, confirmando el atrevimiento que exhala su imagen, Lousteau ha desmentido al ex presidente ("los números del Indec son perfectos"), diciendo que la medición oficial está en una etapa de modificación (equipo que anda bien no se cambia, es un clásico aforismo de los futboleros sabios).

Supongo que estas dos pequeñas gaffes le serán perdondadas, ya que también ha explicitado el axioma preferido por el productivismo en el poder: "Necesitamos un tipo de cambio competitivo. Siempre. (...) Hace que nos reindustrialicemos." Aclaración para despistados: tipo de cambio competitivo significa dólar alto, o sea peso bajo.

Acabáramos, era eso. Ud. devalúa, el país se torna competitivo y se reindustrializa. Haberlo dicho antes, y nos hubiéramos evitado muchos males.

(¿En la época de Alfonsín el tipo de cambio no era alto? No puedo asegurarlo, el alemán hizo estragos en mi memoria.)

Entonces, sólo es cuestión de devaluar, digamos, una o dos veces por año, y en menos que canta un gallo estaremos en condiciones de repetir la consigna del gobierno peronista 1973-1976, "Argentina potencia".

¿Calidad, eficiencia, productividad? Esas son macanas de los neoliberales, simples operaciones-basura.

Devaluar es ser productivo y, encima, nacionalista. Que el bajo valor del peso posibilite que empresas argentinas sean compradas desde el exterior (Loma Negra, Alpargatas, QuickFood, y siguen las firmas) es sólo un efecto colateral.

Y que el tipo de cambio alto sea la garantía de una caja robusta, con la cual se puede "hacer política" (subsidios cruzados, disciplinamiento de gobernadores, fondos para las Madres de Plaza de Mayo, etc.) es una idea ridícula.

"Dale nomás, que allá en el horno..."

miércoles, diciembre 19, 2007

"Y lo dijo sin ponerse colorado"



"Mi deber no es aferrarme a cargos ni mucho menos obstruir el paso a personas más jóvenes". Fidel Castro, jefe del Estado cubano desde el 1º de enero de 1959.

"El gobierno nacional apoya a quienes fueron legitimados por las urnas". Florencio Randazzo, ministro del Interior, tras asistir al acto de asunción de la gobernadora Fabiana Ríos.

"Los argentinos estamos siendo manoseados por una banda de mafiosos". Néstor Kirchner, ex presidente.

"Decidimos darnos una impasse hasta febrero". Norita Bustos, combativa dirigente del combativo sindicato de los docentes de Tierra del Fuego, al ser consultada sobre los reclamos del gremio justo antes de salir de vacaciones.

sábado, diciembre 15, 2007

El nuevo Marxismo-Vuittonismo



El socialismo y el comunismo fueron definidos (mucho más el primero que el segundo) en el plano teórico por el filósofo y economista alemán Karl Marx (1818-1883), por lo cual la escuela de pensamiento que él creó ha sido denominada "marxismo". Quizá porque sus escritos no fueron lo suficientemente claros, o tal vez por esa manía de los discípulos de interpretar a sus maestros, lo cierto es que a lo largo de la historia esa denominación ha recibido aditamentos que se aplicaron a diversas corrientes.

Entonces, encontramos en la Rusia de Lenin al marxismo-leninismo, desginación que luego -con la ascención al poder del casi angelical Stalin- se amplió a la de marxismo-leninismo-stalinismo. En China, entre tanto, estaba la vertiente maoista, mientras que al tiempo surgía en América Latina el guevarismo. Y así por el estilo.

El fuerte compromiso, tanto del iniciador como de sus seguidores, con la causa de la clase trabajadora ha servido para crear la imagen de que los socialistas -y los izquierdistas en general- son individuos ascéticos, no contaminados por las frívolas prácticas propias del capitalismo, su enemigo mortal.

De hecho, las biografías de Marx resaltan las privaciones y los padecimientos que él y su familia sufrieron a lo largo de sus vidas, atenuados por el mecenazgo de su amigo y colaborador Friedrich Engels con los recursos que obtenía de la capitalista industria textil que su padre poseía en Manchester y que él gerenciaba.

Por eso me sorprendí hace un par de años cuando, de viaje por la República Checa, supe que Marx solía concurrir con cierta frecuencia a la bellísima localidad balnearia de Karlovy Vary en busca del relajamiento que proporcionan sus aguas termales y su entorno paradisíaco. Testimonio de ello es el monumento que lo recuerda en uno de sus parques, cuya foto ilustra este post. Supongo que los gastos serían sufragados por Engels, o, mejor dicho, por una parte de la plusvalía que él extraía a sus obreros.

De manera que el marxismo y los placeres mundanos no estuvieron divorciados siquiera en sus orígenes. Por ello, no debería extrañarnos el simpático episodio protagonizado recientemente por el bolivariano Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, don Pedro Carreño, donde se develó su condición de usuario de una marca de accesorios para la indumentaria que es casi un ícono del capitalismo y la globalización. Es más, en el video que encontrarán a continuación, él explica con una claridad meridiana y un énfasis revolucionario, las razones de ello. Sólo le faltó decir que el chavismo venezolano está pariendo una nueva corriente de pensamiento, que quizá termine llamándose marxismo-vuittonismo.

Pasen, vean y escuchen (es cortito), luego hago un comentario final.





Una interesante conclusión que los argentinos podemos sacar de este divertido incidente, es que la costumbre de los gobiernos K de no dar conferencias de prensa resulta muy acertada. Imaginen Uds. lo que sucedería si en una ronda con periodistas, a alguno de los más incisivos -como Gustavo Sylvestre, Rosario Lufrano o Marcelo Bonelli- se le ocurriera preguntarle a nuestra Presidenta por la relación entre su evítico gesto crispado y la marca de su cartera.

lunes, diciembre 10, 2007

Ahora, Fabiana


La semana próxima dará comienzo en Tierra del Fuego la gestión de gobierno del ARI, encabezada por Fabiana Ríos y Carlos Basanetti, respecto de la cual es posible identificar algunas características particulares.

Será el primer experimento provincial de una concepción que asigna al Estado un rol preponderante, por no decir excluyente. Lo diferencio en este sentido de lo actuado por administraciones anteriores, las cuales -lejos de abrevar en ideología alguna- usaron el poder y el gasto público con el más crudo pragmatismo, oscilando entre el clientelismo y la corrupción pura y dura.

En el caso del elenco entrante, se trata más bien de una convicción aparentemente muy firme, sobre el infalible criterio de los funcionarios estatales no sólo para proveer bienes públicos (ver definición cliqueando aquí) sino para decidir sobre cuestiones tan diversas y complejas como la cantidad, precio y calidad de los bienes que consumirá la población; el destino, el momento y el valor de las inversiones en infraestructura y equipo productivo; los niveles razonables de ingresos (rentas, salarios, alquileres) de personas y empresas; etc.

Posiblemente este sesgo tan marcado tenga relación con las historias personales de los principales exponentes del gobierno que asumirá el 17 de diciembre. En efecto, leyendo en Internet los CV de la futura gobernadora Ríos (ver acá), del legislador provincial Marcelo Raimbault (ver), del diputado nacional Leonardo Gorbacz (buscar acá) y del senador nacional José Martínez (aquí), se comprueba que las respectivas experiencias laborales de cada uno de ellos están restringidas al ámbito estatal o, como en el caso del abogado Raimbault, a lo sumo extendidas al asesoramiento profesional a sindicatos estatales.

También resulta claro que una alta proporción del caudal electoral de la agrupación proviene de los empleados públicos, y que varios de los futuros funcionarios estuvieron vinculados de una manera muy fuerte a los planteos y reclamos de ese sector en los últimos años. El rechazo de varios de sus dirigentes gremiales a la "tregua" planteada por Ríos es entonces un dato relevante.

Otro elemento importante es la posición antagónica que mantiene el ARI fueguino con el gobierno nacional, dato que no deja de ser muy significativo si se tiene en cuenta el rudo criterio con que desde Buenos Aires se vincula al ejercicio del poder con la caja. Por un lado, la ley de presupuesto -convertida por los "superpoderes" en poco más que letra muerta- se combina con la de emergencia económica, conformando una formidable herramienta para disciplinar opositores. Por el otro, el desborde en que incurrió la administración saliente le deja a Ríos un panorama fiscal durísimo, por el que deberá recurrir al auxilio federal.

Y también habrá que considerar ciertos indicios, aún no demasiado evidentes, de interna propia, que en caso de confirmarse harían dudar sobre las posibilidades de articulación entre el ejecutivo provincial y sus legisladores, tanto locales como nacionales.

El panorama, entonces, es incierto. La difícil coyuntura requerirá de las nuevas autoridades una sintonía fina en el diseño de las primeras medidas.

Por ahora, el aullido de los lobos no es audible, pero se sabe que están ahí.

Link: se puede leer un interesante comentario del economista español Juan Carlos Martínez Coll sobre la influencia del Estado en la actividad económica pulsando aquí.

martes, diciembre 04, 2007

Grandes demócratas


En Venezuela, los comicios del pasado domingo determinaron el fracaso de la propuesta de Hugo Chávez para modificar la Constitución.

Como el líder bolivariano ha aceptado su derrota, nuestro Presidente se apresuró a decirnos, desde su atril, que ello demuestra que se trata de un gran demócrata.

Tiene razón. Respetar el resultado de las urnas es un rasgo esencial de toda democracia que se precie de tal. Esto está claro, aunque a mi me queden algunas dudas respecto del personaje.

Me podrán decir que soy un desconfiado, y es posible que así sea.

Me acuerdo de otro gobernante que aceptó el resultado adverso de un plebiscito que él creía tener ganado de antemano. Ocurrió hace casi 20 años, el 5 de octubre de 1988. El hombre se llamaba Augusto Pinochet, y pese a ese acto -digamos- de pudor democrático, jamás se me ocurrió calificarlo como un gran demócrata.

sábado, diciembre 01, 2007

El cambio ya empezó




La consigna del Frente para la Victoria (de paso, nombre que es toda una definición de objetivos) en la campaña electoral por la presidencia era algo así como "El cambio recién empieza". La candidata triunfó pero los partidarios del cambio no han tenido que esperar a su asunción, ya que el mismo empezó casi al día siguiente del acto eleccionario. Como para muestra basta un botón, ahí está el nuevo gabinete ministerial.

Ah, sí, habrá un ministro de economía distinto. El actual parece que no sintonizaba con cierto funcionario de modales un tanto... particulares. Entonces, lo reemplazará el bombón egresado de la Universidad de San Andrés. Es un cambio.

El que continuará es Moreno, ¿lo recuerdan? Es el secretario de comercio interior, un hombre tan trabajador que es capaz de ocuparse, además de sus tareas específicas, de conducir oficinas que no están dentro del organigrama de la Secretaría a su cargo. Como el Indec.

A propósito, en este organismo los cambios continúan con el mismo vigor. Ahora, fue desplazada María Angélica Barrientos (ver crónica clickeando aquí).

Antes de que el fárrago de las noticias arrastre su nombre al olvido, quiero dejar acá un par de comentarios al respecto. Se trata de una economista con una trayectoria tan extensa como sólida en el sector público, primero en el Consejo Federal de Inversiones (allí la conocí, hace más de dos décadas, cuando ella integraba los equipos que asistían a las provincias en los cálculos del Producto Bruto) y luego como funcionaria del sistema estadístico.

Cuando años después actuó como Directora de Estadística de la Provincia de Buenos Aires, tuve oportunidad de compartir diversas actividades con ella, ya que yo ejercía un cargo similar en Tierra del Fuego (aclaración necesaria: similar no quiere decir de la misma complejidad, ya que dirigir la oficina bonaerense -por obvias razones de escala- es posiblemente más arduo que hacerlo con el propio Indec). Así es que puedo afirmar con conocimiento de causa, que reúne idoneidad profesional con integridad personal.

Pero lo grave de su desplazamiento radica, más allá de lo anterior, en el puesto que venía desempeñando. María Angélica era la responsable del Censo Nacional Económico. Así como el censo de población es la madre de toda la información demográfica y social de un país, los datos del CNE conforman la base imprescindible de las estadísticas macroeconómicas. En mi humilde opinión, la evidente decisión de meter mano (léase: adulterar, dibujar, mentir) en esta área es tanto o más peligrosa que los atropellos cometidos respecto del cálculo de la inflación y en el sector de la encuesta de hogares.

La presidente electa ha dicho que la realidad no es la que describen los medios. Uno supone que no se estaba refiriendo, por caso, a Página/12 ni a las afiladas dos voces del Grupo Clarín. De todos modos. se la puede parafrasear diciendo que la realidad no es la que muestran las estadísticas oficiales. Y que no lo será mientras el Indec, otrora uno de los organismos más prestigiosos de América Latina, siga cayendo por el abismo del descrédito.

La atmósfera orwelliana continúa densificándose. Los jóvenes que crean que Gran Hermano es sólo un programa de televisión, harían bien en leer "1984".

lunes, noviembre 26, 2007

Ni olvido ni perdón


Las verdaderas razones por las cuales Ramón Díaz se quedó en San Lorenzo es muy posible que no se conozcan nunca. De lo que no cabe duda es de que los invictos no lo van a perdonar.

La cosa parecía muy fácil. Para el club poderoso, que todavía luce el apodo de millonario pese a indicios que hacen dudar de la justicia del mismo, llevarse al DT iba a ser poco más que un trámite. La oposición que podía plantear la institución azulgrana a ese designio inevitable, tanto en términos económicos como deportivos, lucía extremadamente frágil.

Entonces, casi la totalidad del periodismo se tiró a la pileta: "Ramón Díaz vuelve a River", palabra más o menos, titularon casi todos. Estaba tan clarito todo que varios de ellos (quizá por inexperiencia) ni siquiera recurrieron al tradicional recurso de usar el condicional. Nada de "volvería": "vuelve". La primicia, ante todo (basada en el concepto "Mitre informa primero", que prevalece en lugar de "Mitre informa bien", y no sólo en los medios del Grupo Clarín).

Y de pronto, de un día para el otro, quedaron expuestos. Habían mandado fruta, como dicen los pibes.

Salvo Daniel Arcucci en "La Nación", no hubo mea culpa. Todo lo contrario. En ese mismo diario, por ejemplo, un tal Martín Castilla que había firmado el día anterior la "noticia" del regreso, escribió una patética autojustificación, quizá por exigencia de su jefe, con un absoluto desprecio por la autocrítica que él y sus colegas suelen reclamar a jugadores, técnicos y árbitros. Su colega Ariel Ruya, en otra columna, expresaba una sorprendente preocupación por el futuro de las finanzas sanlorencistas: el artículo destilaba despecho a torrentes.

Ahora sólo es cuestión de esperar. En cuanto San Lorenzo pierda un par de partidos en el próximo torneo Clausura, los invictos caerán sobre Ramón sin piedad. El paroxismo llegará en caso que el Ciclón no gane la Copa Libertadores: entonces, lo despellejarán antes de despedazarlo. Claro que si la ganamos...

Por mi parte, confieso que disfruté de la definición del episodio, al punto de creerme con gusto que fue por el compromiso con la gente. Están los que opinan lo contrario, pero cada uno puede pensar como quiere. Ahora sólo espero que San Lorenzo gane la Copa, y si ello no ocurre, masticaré mi bronca. No será la primera vez, es el destino del hincha cuervo; en mi caso, empezó con la final que nos ganó Peñarol en 1960 (yo era chico, pero la espina todavía la tengo atravesada).

Entre tanto, nadie me quitará lo bailado. Por una vez, la corporación periodística (esa que suele afirmar que "no hace periodismo de periodistas") quedó groseramente desairada.

domingo, noviembre 25, 2007

Woody, sobre la muerte y el legado


  • "Soy un firme creyente de que, cuando estás muerto, nombrar una calle en tu honor no ayuda a tu metabolismo"
  • "He visto lo que pasó con Rembrandt y Platón y toda esa linda gente. Simplemente están enterrados"
  • "No es que crea que carezco de talento, pero no tengo el suficiente como para lograr que mi sangre siga circulando cuando me llegue el rigor mortis"
  • "Más que vivir en los corazones de mis hermanos, preferiría vivir en mi departamento"
(Fuente: Diario "La Nación" del 25/11/07. Frases extractadas del libro "Conversaciones con Woody Allen")

jueves, noviembre 22, 2007

Crisis fiscal, no económica


La Provincia padece una grave crisis económica. Ese es el mensaje que los fueguinos recibimos en forma cotidiana, desde todos los puntos del arco dirigencial. Políticos (salientes y entrantes), dirigentes sindicales (perennes), empresarios y periodistas coinciden en el diagnóstico apocalíptico.

Por mi parte, no estoy de acuerdo: la situación no se parece en nada a la de una crisis, al menos como la entendemos los economistas. No estamos en una aguda recesión, ni tampoco se ha interrumpido de modo abrupto un proceso de expansión.

Pruebas al canto. Por el lado de las empresas, la industria electrónica, la misma que con el colapso de 2002 había casi desaparecido, sigue mostrando interesantes niveles de producción y de demanda de mano de obra, mientras desarrolla importantes planes de inversión. Para comprobarlo, sólo hay que dar una vuelta por el parque industrial de Río Grande. Y el crecimiento podría ser mayor, de no mediar el "lobby" de ciertos grupos en contra de la concreción de algunos proyectos importantes.

El comercio y la hotelería también muestran señales de expansión. Han madurado inversiones en infraestructura que mejoraron la calidad de los establecimientos: locales bien presentados, así como hoteles y restaurantes de diferentes categorías, están en condiciones de atender a los distintos segmentos de un turismo extranjero que esta temporada ya ha "invadido" a Ushuaia. En la calle San Martín de la capital provincial, el núcleo de negocios que antes se restringía a cuatro cuadras céntricas se ha expandido hasta cubrir casi toda su extensión, y algunas inversiones en marcha sobre la avenida Maipú parecieran querer cambiarle el rostro a esa arteria, incorporándola en el futuro al circuito comercial.

Todo esto ha generado una recuperación del empleo y del consumo de las familias, lo que a su vez retroalimenta el proceso de recuperación. En Río Grande, por ejemplo, ello ha obrado como un revitalizante para el sector del comercio minorista, tras largos años de recesión.

Algunos indicadores indirectos apuntan en el mismo sentido: en las dos ciudades principales crece el consumo de energía eléctrica (tanto de las empresas como de las familias), mientras el índice de creación de empresas no decae. En el mercado laboral, bajan las tasas de desempleo y de subocupación, y aumenta la de actividad.

En síntesis, el sector privado de la economía (empresas y hogares) no está en crisis, sino todo lo contrario. En cambio, es el sector público el que muestra signos preocupantes, con un gobierno provincial que tiene inocultables dificultades para cumplir sus compromisos, mientras su endeudamiento crece cada día...

De manera que, para ser más precisos, deberíamos decir que hay una crisis fiscal que, en caso de no resolverse, puede arrastrar al sector privado y desembocar, entonces sí, en una crisis global. De hecho, los retrasos que vienen sufriendo los acreedores del Estado (en especial, los contratistas de obras) ya están haciéndose sentir en muchas pequeñas empresas, y extendiéndose a su vez hacia sus empleados y proveedores

Cuando se identifica de ese modo al sector público con el conjunto, se pierde de vista el rol estatal de proveedor de bienes públicos, mientras se olvida de manera definitiva la cuestión de la calidad de los servicios que los administrados reciben. En cambio, pareciera que el Estado sólo existe para inventar y mantener puestos de trabajo asignados por "motivos políticos", y que su finalidad última consiste en pagar muy buenos sueldos a sus empleados, a toda costa.

Así se explica que, por ejemplo, con tan tremenda crisis fiscal (que no empezó por cierto el día en que Cóccaro perdió las elecciones) la "empresa" dedicada a brindar el servicio de energía eléctrica en Ushuaia continúe repartiendo cada año entre su personal sus supuestos excedentes, en lugar de dedicarlos a infraestructura o a bajar la tarifa que cobra a los usuarios. Y digo que esos excedentes no son reales, ya que la "empresa" (insisto en el entrecomillado) jamás generó los recursos necesarios para financiar sus inversiones, como lo tiene que hacer cualquier empresa privada en condiciones normales. Algo parecido sucede con la Dirección de Puertos, que también distribuye "beneficios" a sus empleados mientras la obra de Caleta La Misión sigue parada por falta de financiamiento.

La administración que se hará cargo del gobierno en menos de un mes tiene un desafío muy complejo, quizá gigantesco, por delante. La expectativa popular está razonablemente centrada en una mejora de la calidad institucional, expresada en la necesaria erradicación de prácticas corruptas y del clientelismo; sin embargo, es muy posible que en el plano económico ello no sea suficiente. Y que tampoco lo sea la llamada a la solidaridad que ha expresado el futuro ministro de economía, en la medida en que los contribuyentes no vean que su aporte solidario no tiene una contrapartida.

lunes, noviembre 19, 2007

Más bebé era Jesús


La designación de Martín Lousteau como ministro de economía del próximo gobierno, efectuada - según todo parece indicarlo- por el actual gobierno (...), tomó bastante desprevenida a la prensa en general.

Encima, cuando el futuro funcionario apareció en público, mantuvo un prudente silencio de radio sobre lo que piensa hacer. Eso determinó algunos sucesos.

Por un lado, las librerías plumerearon rápidamente y repusieron en sus anaqueles los ejemplares de "Sin atajos", el libro que escribió en colaboración con Javier González Fraga y que hasta ese momento, dicen las malas lenguas, se había vendido poco y nada.

Por el otro, los periodistas se dedicaron a leerlo con urgencia (algunos recurrieron a la solapa), de manera de estar en condiciones de decir algo más o menos coherente sobre el pensamiento del designado. Tal vez de haber leído en su momento en "El Economista" el comentario de Miguel Olivera (disponible aquí), no hubieran tenido que atosigarse de esa forma, pero allá ellos.

De todos modos, algo había que decir. Con la formación del susodicho mejor no meterse demasiado, ya que el tipo no había tenido mejor idea que graduarse en una universidad privada (vade retro); encima, pronto se supo que entre sus profesores había estado Ricardo López Murphy (vade retro x 2)...

¿De qué ocuparse, entonces? A ver, el hombre va a cumplir 37 años y gasta un look juvenil (con cierto toque sauvage) que algunos maledicentes atribuyen a su soltería. Entonces, a alguien se le encendió la lamparilla y lo proclamó "el más joven ministro de economía de la historia".

Lamento decirlo, señoras y señores, pero estoy aquí para desmentir de un modo terminante e irrefutable esa antojadiza afirmación.

En efecto, me veo en la obligación de señalar que mi antiguo compañero de facultad (¡éramos tan jóvenes...!) y de sufrimiento cuervo (¡qué poco hemos cambiado...!), además de bandoneonista aficionado, Jesús Rodríguez -a quien hace más de treinta años que no veo- fue designado ministro por Raúl Ricardo Alfonsín el 26 de mayo de 1989, es decir cuando contaba con apenas 33 pirulitos (sí, la edad de Cristo, llamándose Jesús).

El entonces joven Jesús duró en el cargo menos de un mes y medio, pero está claro que las circunstancias eran muy distintas: aquel tiempo era el de la agonía de un gobierno que no llegaría a completar el período establecido. Este no.

Queda hecha la salvedad histórica correspondiente. No me lo agradezcan, los revisionistas estamos al servicio de la verdad.

martes, noviembre 13, 2007

Retirarse a tiempo


Suele suceder con los deportistas, en especial con los boxeadores. Hay infinidad de casos de tipos que, después de campañas brillantes pero durante las cuales debieron soportar terribles batallas, prolongan su carrera de un modo incomprensible. Hasta que una mala noche, un pelagatos cualquiera que en los buenos tiempos no les hubiera durado más de tres rounds, les da una tunda y los obliga al retiro.

Casi nunca ocurre con los políticos: la mayoría de ellos jamás se retira, aún después de una paliza demoledora. Ahí los tenemos tanto a Carlos Saúl de Anillaco como al ex bañero de Lomas, que ya avisó que vuelve.

El de los ministros de economía es un caso especial. Empiezo por decir que en nuestro país resulta muy difícil, por no decir imposible, encontrar "campañas brillantes". Y se me ocurre que el desempeño de los ministros, grosso modo, ha oscilado entre dos tipologías: la del sofocador de incendios, que trata de corregir con instrumental técnico los disparates del jefe y sus acólitos, y la del gurú enamorado de su éxito (sea esto realidad o no: Martínez de Hoz sostenía que como le llovían críticas desde todos los sectores, eso demostraba el acierto de su política).

El gurú Cavallo quizá se fue a tiempo, pero cometió luego otro error común en los boxeadores: tratar de volver. Le pasó como a Ray Sugar Leonard.

En Tierra del Fuego hubo casos interesantes. Ruggero Preto, ministro del primer mandato de Estabillo (1991-1995) no se encasilló en ninguna de las dos categorías, alejándose a tiempo del despacho. En efecto, el segundo período de ese gobierno terminaría con un déficit crónico (aunque su tamaño, comparado con la situación presente, parezca una nimiedad).

Juan Manuel Romano se enteró de pronto, a través de los medios, que su jefe Jorge Colazo había decidido incorporar a la planta permanente de la administración provincial nada menos que a 4.000 perceptores de los llamados "planes de empleo". Trató de controlar los efectos de las llamas con un frasquito de Pancután, procurando que ingresaran con el salario de la categoría más baja, pero fracasó. Posiblemente quedará en la memoria colectiva como el ministro que avaló el disparate más grande perpetrado por un gobernador en la provincia, o tal vez no: Colazo ha sido elegido recientemente senador. Pensándolo bien, quizá Romano sea muy pronto reivindicado junto al "Potro" como "redistribuidores de la riqueza".

Raúl Berrone, tras una fugaz gestión con Colazo, volvió como ministro de Hugo Cóccaro, para terminar renunciando al cargo después de agotar los esfuerzos por dotar a la errática gestión de una mínima dosis de racionalidad financiera, causa a mi modo de ver perdida de antemano. Después del enésimo aumento de sueldos inconsulto concedido por un gobernador obnubilado por la búsqueda de su reelección, Berrone se fue a su casa muy cascoteado.

Toda esta perorata viene a cuento por el anuncio sobre la decisión que habría tomado Miguel Peirano, de no continuar como ministro a partir de la asunción del nuevo gobierno. Si esto se confirma, indicaría que el funcionario ha comprendido la importancia del retiro a tiempo. Además, una cosa es tener que soportar los desplantes del actual Presidente y/o de la Señora del gesto crispado, y otra los de su supuesto subordinado "Lassie" Moreno, interventor de facto del Indec.

Sin embargo, cabe otra interpretación. Quizá a Peirano no le molesten demasiado los desplantes del Secretario de Comercio ni el rigor de la familia gobernante. Tal vez esté viendo más lejos, como decía Reutemann, y lo que ve no le gusta, o al menos le provoca suficientes dudas como para tentarlo a volver a su puesto de economista jefe en la UIA.

El tiempo dirá.

martes, noviembre 06, 2007

El voto popular o la vida por 50 pesos

¿Debate de ideas? ¿Confrontación de propuestas? ¿Coaliciones? ¿Militancia? ¿Política?

¡No, papá: es la economía! (estúpido).

Si no me creés, mirá este video.

lunes, noviembre 05, 2007

Mi amigo Adolfo presenta su libro

"He soñado que en el día del Juicio Final, cuando legisladores, conquistadores y hombres de Estado acudan a recibir sus recompensas -coronas, laureles, lápidas con sus nombres indeleblemente inscriptos en mármol-, el Todopoderoso le dirá a Pedro, no sin cierta envidia al vernos llegar con libros bajo el brazo: -Pedro, éstos no necesitan recompensa. Aquí nada podemos darles. Son los amantes de la lectura." Virginia Woolf


Mi querido amigo Adolfo presenta hoy en Buenos Aires su primer libro. La cita es para las 19:00 horas, en el Paseo La Plaza. Les dejo acá la imagen del aviso (cliquear sobre ella para verla mejor):

lunes, octubre 08, 2007

CAMPAÑA CONTRA LOS TOMATES ASESINOS


En su práctico y útil -tanto para el bolsillo del caballero como la cartera de la dama- Diccionario de economía y finanzas anotó hace ya bastante tiempo Carlos Sabino: "... (los precios)
cumplirán el papel de racionar los bienes entre los consumidores, de modo que éstos los escojan no sólo de acuerdo a sus preferencias, sino en relación a la escasez relativa de los mismos."

Este texto no es más que una gota en los varios océanos de tinta escritos al respecto.

Entonces, y teniendo en cuenta las consecuencias del peor invierno en décadas sobre la horticultura de la Pampa húmeda ¿a qué viene tanta bambolla por la esperable conducta de los consumidores?

¿Será que algunos medios se suman de ese modo, digamos, subliminal a la kampaña?

Link al Diccionario de Carlos Sabino.

jueves, octubre 04, 2007

EL REINO DEL REVÉS, VERSIÓN 2007


Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés


Los robos de equipajes en el Aeroparque de Buenos Aires y otras terminales aéreas de nuestro país son moneda corriente. Hace poco, una investigación del programa televisivo "Telenoche" reveló cómo operan quienes -en lugar de controlar- se apropian de toda clase de objetos, a los que seleccionan con total tranquilidad valiéndose de los scanners que les deberían servir para detectar irregularidades.

Hoy, la Policía Aeroportuaria demoró a personal de rampa sospechado de estar involucrado en el faltante de unos 100.000 dólares de una saca de dinero transportada en un vuelo desde Washington.

Ahora, el gremio inició un paro reclamando que "cese la caza de brujas" y (lenguaje típico) "la política represiva".

¿Terminará algún policía imputado por "represor"?

Me dijeron que en el Reino del revés
nadie baila con los pies
que un ladrón es vigilante y otro es juez
y que dos y dos son tres


En un hospital de Corrientes, un enfermo de leucemia necesitaba una urgente transfusión de sangre. Mandaron personal en una ambulancia a buscar el vital elemento a la vecina ciudad de Resistencia, pero cuando el vehículo -con la obvia premura del caso- trató de acceder al puente que une ambas ciudades atravesando el río Paraná, se encontró con un piquete que lo mantenía cortado. Hubo un incidente, el chofer terminó internado y la sangre jamás llegó al hospital. El paciente falleció.

Un dirigente (?) piquetero acusó al conductor de la ambulancia con una lógica que él debe suponer irrefutable: "No quisieron usar el camino alternativo y se vinieron directo al piquete".

¿Terminará el chofer imputado de "atropello a la protesta social"?


Me dijeron que en el Reino del Revés
cabe un oso en una nuez
que usan barbas y bigotes los bebés
y que un año dura un mes.


Última pregunta de este post: ¿a algún lector se le ocurre otro ejemplo? Los "comments" están a disposición.

P.S.: María Elena Walsh (Ramos Mejía, 1930) publicó "El reino del revés" en 1964.

sábado, septiembre 29, 2007

PACHANGA

Hay un simpático anciano que cada tanto aparece en los medios dando a conocer sus opiniones. ¿Debería uno creerle?

Tal vez sería conveniente, antes de hacerlo, acudir a los archivos que hoy están disponibles en Internet.

Como, por ejemplo, el video que puede verse haciendo click en el siguiente enlace. Vale la pena prestarle atención, dura apenas 1:08"

http://www.youtube.com/watch?v=ytmVs2eGD4s

martes, septiembre 25, 2007

MÁS DE LO MISMO, Y EN ASCENSO




El asunto no parece estar terminado, sino atravesar por un momento de plenitud.

Primero fueron los aprietes a empresarios -aunque no reconocidos en forma pública por ninguno de ellos- por parte de un Secretario de Comercio que, según trascendió, no se destaca por la sutileza de sus modales.

Después, desplazaron a funcionarios técnicos del Indec, y se manipuló de manera burda la confección de los indicadores. La renuncia de su titular, en medio del manoseo, pasó casi inadvertida, así como el rápido reemplazo de su sucesor por una persona con... mayor capacidad de adaptación, por decirlo así.

A continuación, se acordaron de uno de los apotegmas del líder histórico (aunque renieguen de él de un modo más o menos soterrado) y crearon una comisión para estudiar el problema.

Después, recurrieron a la ingeniería semántica, disciplina en la que desde hace años se ha especializado el Jefe de Gabinete. Entonces, dijo que no hay inflación sino "movimientos razonables de precios". Y luego agregó que no hay controles sino acuerdos.Brillante, no me digan que no.

Pero van por más. Ahora, según publica la prensa, en la redacción de un comunicado oficial le metieron mano al índice de precios que había calculado la oficina estadística de Mendoza. Así nomás.

¿Pueden incrementar desde el gobierno central la presión a las Direcciones Provinciales (DPE)? Bueno, la pregunta suena una tanto ingenua, lo acepto.

La formulo mejor: ¿cómo pueden incrementar esa presión? Con la chequera, por supuesto. Las DPE dependen en buena medida del financiamiento del Indec para llevar adelante sus programas de trabajo.

En realidad, hay otra pregunta más importante: ¿hasta dónde pensarán avanzar?

miércoles, septiembre 19, 2007

EL CONFLICTO ESTATAL DE CADA DIA


Los fueguinos nos hemos acostumbrado a desayunar cada día entre los ecos de un conflicto estatal. Cada mañana las radios, las primeras planas de los diarios y los portales de Internet locales nos dan cuenta de la protesta gremial cotidiana. Acusaciones tremebundas, posicionamientos cambiantes, aprietes y forcejeos más o menos violentos se entrecruzan ante la mirada entre adormecida y estupefacta del ciudadano común.

Es el emergente de una crisis que uno presume gravísima (porque información fidedigna sobre las cuentas públicas no hay), que viene de lejos y no cesa de aumentar. Los últimos baldes de nafta fueron arrojados a la hoguera primero por el pésimo gobierno de Colazo, con su "megapase" a planta permanente de 4.000 beneficiarios de planes tipo "Trabajar", y luego por su sucesor Cóccaro, con sus aumentos salariales seriales durante la campaña electoral (que perdió).

La cuestión resalta más porque el sector público es el único actor de la economía provincial que está en crisis. La industria sigue en auge al compás del aumento del consumo del mercado interno argentino, mientras que en el turismo se ven los efectos de las inversiones y del incremento en la demanda externa. Y ambas actividades traccionan al resto.

Además, la coparticipación federal de la que somos "free-riders" (sacamos plata de un pozo al que no contribuimos) también crece en función del alza en el nivel general de actividad.

La pregunta es obvia: ¿qué pasaría si ese escenario favorable trocara en otro menos alentador? Por ejemplo, si el gobierno nacional decidiera atacar la inflación por medios más efectivos que el mero maquillaje de indicadores y se atemperara el ritmo de crecimiento, pasando de las mentadas tasas chinas a otras más moderadas, con su correlato de una menor recaudación impositiva.

Es inevitable mirar a las autoridades electas, que hasta ahora no han enviado a la sociedad señales fuertes sobre lo que piensan hacer, y en cambio dan la impresión de estar más preocupados por desmarcarse de las salientes. Para ellos llegará también el momento de las "efectividades conducentes". Entonces, en la cancha se verán los pingos.


(La foto es de "La Nación". Las caras, conocidas...)

lunes, septiembre 17, 2007

"A CONFESIÓN DE PARTE..."




"Es una maravilla que nos sigan votando, si nunca les dimos una mierda"
. Alberto Balestrini, ex intendente de La Matanza, diputado nacional del PJ y candidato a vicegobernador de la provincia de Buenos Aires. Barón del conurbano.

"Duhalde vuelve a la política para promover los saqueos, como hizo en 2001 contra Fernando De la Rúa". Edgardo Depetri, diputado nacional del PJ por la provincia de Buenos Aires y Jefe del "Frente Transversal Nacional y Popular". Dirigente social.

Al menos ahora está claro que Luis Barrionuevo no está solo en el mundo...

lunes, septiembre 10, 2007

ESTADISTICAS OFICIALES: NO TODO ESTA PERDIDO



Las tropelías que el gobierno nacional viene perpetrando en perjuicio de las estadísticas socioeconómicas oficiales desde comienzos de este año han dado abundante material para el comentario. Lo grave es que en esta materia pasa lo mismo que sucede con las relaciones de pareja averiadas: mientras que la confianza, el basamento esencial, se pulveriza con una rapidez formidable, su reconstrucción -si es que alguna vez se logra- demanda muchísimo tiempo.

Hoy no sabemos si en algún momento aparecerá un funcionario interesado en reparar el profundo daño ocasionado. Sólo tenemos claro que mientras, como decía el General, los precios suben por el ascensor y los salarios por las escaleras, la credibilidad en los números oficiales está en el quinto sótano, y en descenso. Descreen de ellos desde los organismos internacionales, la banca inversora, los empresarios de cualquier nacionalidad y los "sectores concentrados" (para usar un término de moda entre la corrección política) hasta la mítica Doña Rosa que ya no va a la feria sino al super.

(Nota: recomiendo leer un excelente artículo que sobre esto escribió Roberto Cachanosky en su sitio web).

Uno de los mecanismos utilizados por los economistas para aproximarse a la magnitud del dibujo oficial en materia de inflación es comparar los datos del IPC calculado por el INDEC con los que elaboran las oficinas provinciales para sus respectivas jurisdicciones. Es decir, se contrastan informaciones oficiales sobre un mismo asunto, unas "toqueteadas" y las otras no, con lo que quedan en evidencia las diferencias que muestra el cuadro que pego a continuación y que tomé prestado de un "blog amigo".

Esto es lo que me ha llevado a escribir este post y titularlo como lo titulé. Mi intención es expresar que en las Direcciones provinciales de Estadística (las DPE, en la jerga) todavía se trabaja, en términos generales, con premisas de calidad y profesionalismo, a pesar de las múltiples dificultades que a sus integrantes se les presentan en el accionar cotidiano. Con unas limitaciones presupuestarias durísimas, a las que se suman las enormes restricciones para reclutar y/o mantener recursos humanos de buen nivel técnico y -last but not least- el clásico desinterés, cuando no encono, de los políticos locales por todo lo que implique transparencia, el sistema de las DPE continúa produciendo información confiable en tiempos razonables.

Para muestra, dos botones.

La Dirección de Estadística de Tierra del Fuego (que se liberó de mí hace ya tres años y medio: ¡snif!) ha construido y mantiene contra viento y marea un website excelente, que se puede visitar cliqueando acá y luego pulsando en "Ir a menu general". Además de la abundante información allí disponible (se puede bajar los archivos zippeados, y está el Anuario 2006) la oficina brinda a los usuarios interesados un caudal adicional de datos de gran valor y utilidad sobre las temáticas económica y social. Al respecto, paso este aviso: un par de semanas atrás pude escuchar una interesantísima conferencia que dio Juan José Llach en Ushuaia, quien no se privó de comentar la excelencia y pertinencia de la información sobre Tierra del Fuego que había conseguido en la DPE (de nada, amiguita).

Otro sitio muy bueno que suelo visitar es el de la DPE de Chubut, disponible pulsando aquí. De nuevo, mucha información actualizada y útil, incluyendo datos sobre municipios y comunas, informes económicos de coyuntura y cifras de cuentas regionales (de nada, amiguito).

No son los únicos ejemplos, por cierto, sólo dos que tengo a mano.

Termino contando una anécdota que me tocó vivir. En octubre de 2001, mientras el país se aproximaba a velocidad vertiginosa al precipicio que un par de meses más tarde terminaría devorándolo, había que hacer el Censo Nacional de Población en el que se venía trabajando desde varios años antes. En aquel clima irrespirable tan parecido al de Saigón 1975 (con las tropas norteamericanas emprendiendo la retirada) (de Saigón, digo), el INDEC convocó a Buenos Aires a los directores provinciales para ver si seguíamos adelante con el operativo, para cuyo momento culminante (la "salida a campo", es decir, de los censistas a censar) faltaban escasos días.

Debo decir que Héctor Montero, a cargo del Instituto por entonces, demostró tener la determinación necesaria para llevarlo a cabo, pero también hay que señalar que pese al escenario caótico y a la incertidumbre generalizada (encima, los docentes liderados por Marta Maffei se mantenían en un tan ardoroso como incomprensible pie de guerra contra el Censo), los representantes provinciales nos juramentamos hacerlo. Y eso fue lo que ocurrió: el operativo se hizo con un nivel de calidad irrefutable, según lo verificaron las auditorías posteriores, en muy importante medida merced al compromiso y dedicación de las DPE y de su personal. Por ello es que hoy el país dispone del sustancial acervo de datos que provee un censo, en lugar de otra carencia vergonzante.

¿Reservorio estadístico de la Patria? Suena como una calificación grandilocuente y exagerada, pero...

jueves, septiembre 06, 2007

¿GUSTOS PARECIDOS?



¿Habrá sido en homenaje? ¿O una mera casualidad? ¿Una cuestión de moda, tal vez?


Ud., lector, ¿qué opina?

martes, septiembre 04, 2007

UNA DE REHENES


Un par de meses atrás, los usuarios de Telefónica en Tierra del Fuego estábamos casi acostumbrándonos a sufrir la mala calidad en los servicios de esta empresa monopólica, en especial el de Internet y el que funciona como soporte de los sistemas de tarjetas de débito, que se cortaban dos por tres. Más de una vez, la isla quedó por entonces desconectada del resto del país y del mundo...

La empresa jamás creyó necesario emitir un comunicado refiriéndose al asunto, ni autoridad alguna de la misma se dignó a brindar explicaciones a sus clientes por estos problemas.

En forma paralela, los empleados de la firma venían sosteniendo un conflicto salarial del que daban cuenta los medios de difusión locales.

El grupo de usuarios-rehenes del que formo parte no necesitó despabilarse demasiado para vincular un hecho con el otro. El rumor, por llamarlo de alguna manera, hizo que surgiera el desmentido por parte de un representante de los empleados. De ninguna manera, dicen que dijo. Pero, cómo a alguien se le puede ocurrir semejante cosa, parece que agregó molesto el fulano, para explicar enseguida: lo que pasó fue que se cortó un cablecito nosedónde...

En cuanto a los funcionarios, ni se enteraron. No hubo intervención de Lealtad Comercial, Defensa de la Competencia o como se llame la repartición provincial que debería entender en esta materia.

Por supuesto que tampoco se registraron amenazantes truenos desde el atril magno, ni hubo apriete moreniano seguido de piquete d'elíaco (o porteliano) ante la sede de la empresa, quizá porque esta lejana ínsula es insignificante para esos niveles o porque la elección acá ya la habían perdido.

Pero como nos ha enseñado el filósofo de Sarandí, todo pasa. En este caso, pasó el tiempo, el conflicto se solucionó y ¡oh, milagro! no hubo más cortes de Internet.

Hasta hoy, o hasta el próximo reclamo gremial. Cuando llegue ese momento, propondré que lo llamen a Chávez para que oficie de mediador...


miércoles, agosto 22, 2007

LA EXCUSA KEYNESIANA


Tengo para mí que el inglés John Maynard Keynes, que nació en Cambridge en 1883 y desarrolló una brillante carrera como economista hasta que un infarto lo fulminó tras desayunar en su casa de Sussex en 1946, hubiera sido calificado de "transgresor" en caso de haber vivido en la Argentina actual.

No tanto porque, pese a haberse criado bajo la rígida moral victoriana, integró el famoso Grupo Bloomsbury junto a intelectuales algo "revoltosos" como la escritora Virginia Woolf, el filósofo Bertrand Russell y el historiador Lytton Strachey (de quien hasta se sospecha que fue amante).

Tampoco por haber renunciado a su cargo en la representación británica a la Conferencia de Paz de Versailles (1919) al estar en desacuerdo con las reparaciones que se exigían a la Alemania derrotada en la primera guerra. Portazo tras el cual, tal vez por despecho, escribió "Las consecuencias económicas de la paz", donde pronosticó la siguiente conflagración bélica (y, sí, el tipo se las traía).

Ni siquiera por haber construido un teatro en Cambridge para su esposa, la gran bailarina rusa de ballet Lydia Lopokova, (compañera de Vaclav Nijisnky), con parte de la fortuna que ganó en la bolsa.




Lo que le hubiera granjeado aquella calificación, según mi humilde criterio, fue una concepción expuesta en su celebérrima "Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero" (1936) que iba en contra de los postulados clásicos predominantes hasta entonces.

Me refiero, claro, a su explosiva propuesta sobre el papel del Estado en la vida económica. En efecto, Lord Keynes sostenía allí -entre otras cuestiones medulares, ya que no en vano la obra está considerada como el origen de la macroeconomía moderna- que el gobierno podía impedir la caída de la demanda agregada aumentando su gasto, aunque ello implicara incurrir en déficit presupuestario. La polémica generada fue intensísima, pero lo cierto es que su potente pensamiento no sólo aportó una explicación y una salida a la crisis del '30, sino que terminó influyendo de un modo decisivo en los acontecimientos económicos y sociales de las tres décadas siguientes, y algo más también.

La estrella keynesiana recién se apagaría promediando los setentas, cuando sus recetas no pudieron con el nuevo fenómeno de la "estanflación" (estancamiento con inflación).

Antes de que huyan los lectores que no son economistas (y también los que lo son, que conocen esta historia hasta el hartazgo...) me apresuro a decir que no pretendo agregar una sola gota al océano de los debates al respecto en el que aún navegan clásicos (o liberales o neoliberales u ortodoxos o monetaristas o Chicago boys, como se los quiera llamar) y keynesianos.

Mi inquietud, por decirlo de alguna manera, se centra en los motivos del resurgimiento del keynesianismo en nuestro país, primero de la mano de Duhalde y luego de Kirchner. ¿Se trata de convicciones puras y duras o de cuestiones, digamos, de índole práctica?

Para decirlo más claro: ¿qué hay de ideología keynesiana en el disciplinamiento de gobernadores e intendentes vía los planes de obras públicas de la Nación? Supongo que nadie pensará que la letra "K" con que se adorna -con perdón de la palabra- a tantos funcionarios (¿ex?) radicales tiene que ver con la inicial del apellido del ilustre finado británico.

El notable entusiasmo por el atajo de los fondos fiduciarios -comentado aquí tiempo atrás- para invertir en infraestructura parece desmentir, también, el argumento de la convicción estatista. Al menos, eso se desprende de la caracterización de "corrupción entre privados" aplicada a algunas irregularidades descubiertas en el manejo de uno de ellos.

Hay más ejemplos de hechos que ponen en duda la supuesta raíz ideológica de determinadas políticas, como ciertas decisiones referidas a las concesiones de autopistas y al transporte público. En todo caso, y asumiendo el crudo pragmatismo de los tiempos que corren, sería prudente dejar en paz la memoria de quien alguna vez escribió que los economistas deben ser "simultáneamente desinteresados y utilitarios, y tan fuera de la realidad y tan incorruptibles como un artista".

miércoles, agosto 15, 2007

PEQUEÑA MUESTRA ESCANDALOSA


Que los políticos, y en particular los de la Argentina, están lejos de considerarse inquilinos del poder y, muy por el contrario, actúan como si el gobierno fuera una posesión privada, no es ninguna novedad. Pero la reiteración hasta el hartazgo de estas actitudes no debiera adormecernos, para no incurrir en aquello que mereciera la aguda frase de G. B. Shaw: "lo escandaloso del escándalo es que uno se acostumbra".

La foto que ilustra este post, tomada durante un acto de la campaña proselitista en que se encuentra enfrascada la Sra. Cristina Fernández de nadie, aparece en el sitio oficial de la Presidencia de la Nación.

Es escandaloso. Por cierto, muchísimo menos que otras cuestiones develadas en los últimos tiempos. Pero, como dicen, para muestra basta un botón.

martes, agosto 14, 2007

SE TRATA DE LA SOLEDAD


"Corazones" es una de esas películas que dejan en el espectador una sensación de melancolía, a mitad de camino entre la esperanza y el desánimo. Seis vidas encadenadas hábilmente por las anécdotas del guión, con el denominador común de la soledad, o mejor dicho: del temor a la soledad.

El agente inmobiliario solterón que vive con una hermana mucho menor e igualmente sola; la pareja formada por un ex militar degradado y una empleada cansada tanto de la indefinción de él como de bancarle su desempleo; el barman condenado a convivir con un padre anciano y postrado; la administrativa de la agencia inmobiliaria, otra solterona aferrada a su catolicismo militante que esconde un alter ego insospechado.

Hay momentos risueños, caricaturescos, y otros impregnados de una profunda languidez. La trama no parece muy realista, los personajes amagan con tomar decisiones pero siempre las demoran y, cuando por fin se deciden, llegan irremediablemente tarde. Para algunos quizá ya no haya más oportunidades.

La película se deja ver, pero es despareja; creo que su vuelo poético en algunos momentos no pasa de ser una pretensión. Es francesa y la dirigió un ícono de la Nouvelle Vague, Alain Resnais, el mismo de "Hiroshima mon amour". De haberla filmado un argentino quizá la crítica no la hubiera ensalzado tanto, pero esa es sólo una presunción mía.

miércoles, agosto 08, 2007

URGENTE



El gobierno se preocupa con mucho ahínco en tratar de diferenciarse de los malditos noventa, apostando a la falta de memoria de la gilada (léase: nosotros), lo cual comenté acá y acá.

En los noventa, cabe recordar, en Salta se moría gente por el cólera, enfermedad directamente relacionada con la miseria y el atraso.

Hace cuatro años, se aprobó la instrumentación del programa "El hambre más urgente" que había sido elaborado por Poder Ciudadano y otras organizaciones no gubernamentales, en una resolución ministerial que lo rebautizó como "Plan Nacional de Seguridad Alimentaria" (ver el texto de la misma pulsando aquí).

En el infaltable acto oficial, el habitual discurso de barricada del Dr. Kirchner incluyó algunos párrafos interesantes.

Dijo, por ejemplo, refiriéndose a ciertos "sectores empresarios malacostumbrados":

"Están acostumbrados a implementar las políticas económicas que ellos necesitan y que ellos quieren, pequeños grupos y sectores del poder del país que durante años estuvieron trabajando por las espaldas de todos los argentinos."

Agregó luego:

"No escuché hablar a estos sectores del hambre más urgente, no los escuché hablar de la tremenda pobreza que tienen muchos argentinos, no los escuché hablar a estos sectores de la falta de trabajo, no los escuché hablar de muchas cosas que pasan en el interior de la Argentina."

Y remató:

"Por eso, estén tranquilos. Nosotros sabemos hacia dónde tenemos que orientar económicamente y productivamente al país."

Eso ocurrió en julio de 2003. O sea: hace cuatro años. Por si no queda claro: el tiempo transcurrido desde ese momento hasta hoy abarca casi la totalidad de la presidencia del susodicho, y obviamente no forma parte de la década del noventa.

Entonces, que ahora mismo esté muriendo gente en el Chaco a causa de la desnutrición, ¿a qué puede atribuirse? Arriesgo algunas hipótesis:

* Todavía estamos en los noventa, y no nos habíamos dado cuenta. El asunto ese del nuevo milenio fue puro macaneo.

* El gobierno nacional no puede asignar los recursos necesarios para impedir ese horror, porque -entre varios otros motivos- necesita seguir pagando los suculentos sueldos de los casi 100 empleados de Lafsa, esa entelequia.

* El lanzamiento de "la señora" está saliendo más caro de lo pensado, y la plata no alcanza para todo. La gente ni imagina lo que cuesta una suite en Ginebra.

* Chaco no pertenece al "interior de la Argentina", sino que es una provincia de Sudán, cercana a Dafur.

Esta última no me parece verificable, porque ahora que me acuerdo la ministra Alicia Kirchner lanzó el programa desde la localidad de Las Palmas, que está justamente en el Chaco.

En cuanto a los "derechos humanos", eso pertence a otra década aún más lejana.

Bueno, quizá algún lector tenga una explicación mejor.

(Gracias a FJA)

miércoles, agosto 01, 2007

NEGRO SIN TIEMPO

En mi modesta opinión, Mariano Mores ha dado al tango varias de sus más hermosas páginas. Escribió "Cuartito azul" cuando tenía apenas 20 añitos, "Uno" a los 25 y "Cafetín de Buenos Aires" a los 30. Aún hoy, rondando los ¡90! pirulos es un gran referente (aunque cuestionado por muchos) del tango, pero creo que fue en aquella época de su vida cuando alcanzó el punto más alto de su magnífica creatividad.

Las letras de Joan Manuel Serrat representaron para mí la apertura de una ventana a través de la cual encontré, en simultáneo, el romanticismo y la rebeldía. Fue gracias a él, además, que conocí a Antonio Machado. Mi enorme admiración por el Nano quizá alcanzó la cumbre en torno al momento registrado en este video.



Pero lo que hizo después (años más o menos) me parece que nunca llegó a esas excelsas alturas. Más aún, pienso que en los últimos años su desempeño ha ido dibujando una lenta pero inexorable curva descendente, lo cual es natural y no invalida en lo más mínimo sus méritos.

Otro ejemplo. Les Luthiers han creado una forma de hacer humor que -hasta donde yo conozco- no tiene puntos de comparación. ¿I Medici? ¿Midachi? ¡Por favor!

Sólo los Monty Python treparon a cumbres parecidas. Mundstock y sus compañeros hoy siguen vigentes, pero convengamos que sus producciones actuales están lejos de maravillas como esta:




No creo que vuelvan a semejante despliegue de calidad, y además ya no les dan las tabas para hacer tales desplazamientos. En fin, cosas de la vida...

Insisto en que hago estos comentarios desde el lugar del admirador cuasi fanático, que comprueba con dolor cómo el paso del tiempo deja su marca incluso en creadores del fuste de los que acabo de nombrar. Esto no quiere decir que hoy no disfrute de una canción del Nano ni de un espectáculo de LL.

La excepción es el Negro Fontanarrosa. Sólo a ese genio fenomenal que (como lo expresó lúcidamente Hernán Casciari acá) se nos ha muerto por unanimidad, el transcurso de los años no pudo hacerle mella. Uno lee con igual placer aquellas tiras viejas de Boogie y las más cercanas de Inodoro. Su potencia creadora, lejos de amainar, parecía ser capaz de crecer sin techo con el paso de los años.

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

(Gracias a Zeta y Esteban M.)

viernes, julio 27, 2007

VENUS

Maurice Russell es un reconocido actor que ronda los ochenta años de edad. Pese a ello, aún está en actividad, aunque suelen confiarle sólo papeles de "cadáveres", como él mismo dice. Divorciado desde hace años, la amistad con Ian, un actor tan veterano como él, parece ser su único afecto.
Hasta que aparece Jessie, una veinteañera provinciana, maleducada e irrespetuosa (¿promedio tal vez de tantos jóvenes actuales?) hija de una sobrina de Ian, al que viene a cuidar. Jessie cambiará la vida de Maurice, quien para su propia sorpresa descubrirá que tiene por esa muchacha un tardío, imposible interés sensual. Operado de próstata, Maurice confiesa a Jessie que es "obviamente impotente" pero no puede dejar de ejercer una suerte de acoso que ella, alternativamente, rechaza y alienta.
La película muestra los cambiantes avatares de la relación entre ambos personajes, al mismo tiempo tan lejanos por razones de edad, como próximos por la soledad y la necesidad de amor -aún cuando están transitando etapas tan diferentes de la vida- que constituyen un denominador común.
Hay muy buenas actuaciones de Leslie Philips (Ian), Jodi Whittaker (Jessi) y Vanessa Redgrave en el papel de Valerie, la ex esposa de Maurice. Es tocante la secuencia del funeral de este último, cuando Jessie se asombra por la cantidad de personas que asisten al mismo y ella le responde: "Sí, cuando te mueres, todos quieren ser tus amigos".
Me impresionó cómo el personaje de Maurice (magistralmente interpretado por el gran Peter O'Toole) se lanza con entusiasmo a darle una oportunidad a su necesidad de placer, lo que para él no deja de ser justo después de haber dedicado sus mejores años a entregar placer a los demás desde su profesión. En el invierno de su vida, y pese a tener plena conciencia de su decrepitud, Maurice va por más y asume las consecuencias.

jueves, julio 26, 2007

INDICADORES



No importa lo que haga o deje de hacer el comisario Moreno. Ni siquiera es significativo que un fiscal lo someta a indagatoria, o que un juez allane una oficina del Indec.

Hay indicadores que quienes llevamos en este valle de lágrimas (me refiero a la Argentina) cuarenta y pico, o algo más: cincuenta y tantos años, sabemos interpretar muy bien.

Se trata de unos carteles que están apareciendo en los comercios. Los que advierten acerca de "Tarjetas suspendidas" y los que argumentan que hay una "Vidriera en preparación".

Esa película ya la vi. Y era de terror...

viernes, julio 20, 2007

AMIGO


Decir amigo
es decir lejos
y antes fue decir adiós.
Y ayer y siempre
lo tuyo nuestro
y lo mío de los dos.




Decir amigo
se me figura que
decir amigo
es decir ternura.




Dios y mi canto
saben a quien(es) nombro tanto.




(y, para mi bien, siguen las firmas pero... ¡no tengo las fotos a mano!)

jueves, julio 19, 2007

SE FUE EL NEGRO


Hay noticias que uno nunca hubiera querido conocer. Como la que hoy da cuenta de la muerte del Negro Fontanarrosa.

Los que amamos la literatura y el fútbol lo vamos a extrañar, pero más que por sus excelsas dotes de escritor y sus agudos comentarios futboleros, por esa sencillez y la cálida bonhomía que emanaban de él.

Me acuerdo, por ejemplo, cuando dijo que sólo pretendía que sus hijos fueran buenas personas.

Al saber que se había ido, me pasó por delante una película con nítidos fotogramas, desde sus dibujos de hace treinta y pico de años en "Hortensia" y sus tiras y cuentos en "Satiricón", hasta los chistes de "Clarín" y su ponencia en el Congreso de la Lengua de Rosario.

Me da mucha bronca que haya partido tan temprano...

domingo, julio 15, 2007

TRISTEZA NAO TEM FIN, FELICIDADE SI


Escribo estas líneas mientras apenas empiezo a masticar la justa derrota contra Brasil. Nos ganaron bien, aunque debo decir en defensa propia (por lo sostenido en el post anterior) que lo lograron con argumentos futbolísticos poco convencionales tratándose de ellos: defensa muy dura, con abundancia de fouls en media cancha para cortar cada insinuación argentina, y contragolpe. Y a eso no le encontramos la vuelta.

Además, hubo otros factores.

En el plano de los rendimientos individuales, uno de ellos fue la tarde de perros de Ayala, que en el primer gol miró atentamente cómo Baptista se acomodaba y remataba al arco, y en el segundo desvió una pelota que era de Abbondanzieri. Tampoco las figuras ofensivas impusieron sus virtudes. En general, creo que sólo Mascherano se salvó del incendio.

En lo táctico, el rival tuvo al menos dos aciertos. Uno: tapar la subida de Zanetti y dejar que Argentina saliera casi siempre por el lado de Heinze, cuyas limitaciones en el manejo de la pelota son conocidas. Otro: superpoblar el mediocampo, de manera de ahogar a Riquelme e impedir la conexión con los bajitos.

Y en materia de definición, hay que admitir que ellos concretaron sus tres primeras llegadas y nosotros nos topamos con un poste y la buena respuesta del arquero (que para eso estaba, por supuesto). Algunos dirán de esto que se trata de tener/no tener eficacia o puntería, y otros apelarán a la suerte. En todo caso, es uno de esos ingredientes que hacen tan atractivo al fútbol.

Para terminar, me quedo con una esperanza: que el de hoy haya sido el último partido con la celeste y blanca del amargo pechofrío de Verón.

jueves, julio 12, 2007

EL JOVEN MARAVILLA

El partido era chivo, como todos lo habíamos previsto. La selección empezó siendo superior a su rival, pero ya hacia los 20 minutos los mexicanos emparejaron el trámite. Esta vez no hubo control de pelota desde el inicio porque el rival no se aglutinaba atrás, sino que trataba de plantear el partido de igual a igual. El poste derecho de Abbondanzieri daba fé de ello. El gol de Heinze vino muy bien, pero nada estaba dicho.

El comienzo del segundo tiempo daba para pensar que la cosa seguía siendo compleja, y otro pelotazo en un palo confirmaba esa sospecha. Hasta que...


... Clark Kent se ocultó en una cabina telefónica próxima al estadio para vestirse con las ropas de Messi, y entró a la cancha. Nadie se dio cuenta, porque lo hizo con su supervelocidad. Enseguida, avanzó por el costado del área mexicana, pateó hacia arriba y desvió la trayectoria de la pelota con su visión de rayos equis, hasta alojarla en el arco rival lejos del alcance de Sánchez.

Ahí terminó el partido, aunque faltaba media hora. Fue como en esas peleas donde un boxeador recibe, allá por el quinto round, una piña que no lo noquea pero de la que no puede recuperarse: los restantes asaltos estarán de más.

Encima, Riquelme tiró el (muy dudoso) penal como lo tiró...

Ahora viene Brasil. No quiero caer en el exitismo, y además Perogrullo diría que Brasil es Brasil. Pero creo que esta es la selección más floja de ese país desde la del 74. También está claro que nuestro equipo dió el salto de calidad que se esperaba, con rendimientos individuales muy buenos (Mascherano, Riquelme, Cambiasso, Tévez). Y encima, tiene al Joven Maravilla...

Exitista no, optimista.

viernes, julio 06, 2007

HONRARÁS TU DEUDA... (¿HONRARÁS TU DEUDA?)



El gobernador saliente de Tierra del Fuego está pidiendo autorización a la Legislatura para contraer nueva deuda por $ 150 millones "para soportar el déficit mensual que tenemos". Lo llamativo no radica en que revele el desequilibrio del fisco poco tiempo después de perder las elecciones, sino la argumentación con que justifica el pedido: dijo que es para "salir de la crisis con crecimiento y no con ajustes". Más aún, sostuvo que ello es necesario para "emprolijar las cosas y dejarle al gobierno entrante las finanzas de la mejor manera posible".

No es nueva la relación compleja de nuestros gobernantes con el manejo de las arcas estatales. Recordemos que antes de la prodigalidad colacista y el traumático ajuste de Manfredotti, ya José Estabillo hablaba -hace casi una década- del "déficit compatible", concepto del cual confieso no haber encontrado antecedentes en los manuales de finanzas públicas que consulté.

En cambio sí los hay sobre el déficit, a secas, definido sencillamente como el saldo negativo entre los ingresos y egresos del gobierno. Y agrega la teoría: si hay déficit, como el Estado debe seguir ejerciendo sus funciones, se lo financia con deuda. Lo cual pareciera avalar la postura de Hugo Cóccaro...

Pero, ¿por qué motivo el déficit tiene el carácter recurrente que presenta en la provincia? Si los ingresos han venido aumentando, principlamente, por coparticipación federal de impuestos y regalías hidrocarburíferas, la respuesta no puede ser otra que un aumento de los gastos de mayor magnitud. (El escenario con caída de ingresos, en caso de una eventual recesión, prefiero no imaginarlo en este momento).

El gasto fiscal podemos descomponerlo en cuatro rubros: la compra de bienes y servicios (englobo aquí los bienes de consumo para el funcionamiento de sus dependencias y los bienes de capital para equipamiento e infraestructura), las transferencias (pagos de la seguridad social, subsidios a particulares), los sueldos al personal y los intereses de la deuda.

Los dos primeros son "flexibles", en el sentido que el gobierno puede reducirlos o postergarlos ante una coyuntura desfavorable en materia de recaudación. Los costos políticos, como se suele decir, de una decisión en esa dirección -si bien importantes- no son los más gravosos.

Por su parte, los pagos de salarios son "rígidos", salvo que se incorpore personal. Disiminuir este rubro puede llegar a ser no sólo difícil, sino imposible. He aquí el pecado original del "megapase" de la gestión Colazo (que fue acompañado por la Legislatura).

El problema es que el pago de intereses retroalimenta el déficit. En efecto, cuando éste persiste en el tiempo, ello lleva a un mayor endeudamiento, lo cual genera mayores pagos de intereses y, nuevamente, a un déficit mayor.

Haga de cuenta el lector que un mes gasta más de lo que gana, y cubre la diferencia recurriendo a su tarjeta de crédito. Imagine que sigue haciéndolo cada mes: su deuda crecerá y, por lo tanto, Ud. le deberá a su tarjeta más intereses. Al gobierno le pasa lo mismo.

¿Pura imaginación? No tanto. Hace poco, un estudio privado (cuyas conclusiones se pueden ver cliqueando acá) determinó que cada familia fueguina le debe a los bancos $ 10.540.- valor que ubica a la provincia en el segundo lugar para todo el país, sólo superada por la Capital Federal.

A un amigo mío le gusta modificar levemente cierta frase hecha: dice que los fueguinos tenemos gobiernos que se nos parecen. Creo que tiene razón.

¿QUÉ HABRÉ HECHO YO PARA MERECER ESTO?

Mi proveedor de Internet es Telefónica de Argentina; el servicio que me viene vendiendo como monopolista (la empresa es dueña del único "ducto" existente en Ushuaia) y cobrando religiosamente desde hace varios años es "Speedy", denominación que vendría a significar algo así como "rapidito". Es un producto que no hace honor a su nombre, ni por asomo.

El otro día me llamó alguien de Telefónica para ofrecerme... ¡Speedy! Sí: la firma me quería vender el mismo servicio que me viene vendiendo y cobrando religiosamente desde hace varios años, el cual -además- ese preciso día, como tantísimas otras veces, no estaba funcionando. Falla que, como era de esperar, quien me llamó no podía subsanar; tampoco podía tomar mi reclamo, claro.

Le corté.

Después quise quejarme accediendo al blog Speedy apesta, pero curiosamente "the requested URL/ was not found in this server".

En fin, seguiré participando.

Nota: recomiendo visitar un sitio que no se ocupa de lo mismo que este post sino de algo parecido, pero más dañino. Se llama Viajé como el orto

lunes, julio 02, 2007

TRIUNFO CON GUSTO A POCO


La selección argentina acaba de ganarle a la de Colombia por 4 a 2, en Venezuela. Desde una óptica -digamos- estadística, el resultado es significativo, ya que nos clasifica para los cuartos de final de la Copa América, al par que da cuenta de la contundencia ofensiva del equipo, con sus ocho goles en dos partidos. Pero bien es sabido que desde la irrupción de Guillermo Moreno, las estadísticas han perdido fiabilidad.

Por caso, la victoria inicial ante un limitadísimo EE. UU. llegó después de un insulso primer tiempo, y sólo cuando Aimar sacudió la modorra que había atenaceado a nuestros players (Basile dixit) hasta su ingreso. Y anoche, le ganamos a un cuadro colombiano sin talento ni alma, que apenas trató de suplir sus carencias con juego brusco (fue un acierto albiceleste no entrar en el intercambio de asperezas). Pese a la diferencia de capacidad en nuestro favor, la inexplicable suficiencia en que se transformó el dogma del cuidado de la pelota en el segundo tiempo, agrandó al rival y llegó a comprometer el triunfo. Feo, sobre todo porque después de la tibia producción del debut (más allá de la goleada), era esperable una mejoría: en cambio, creo que el rendimiento del cuadro transitó por una meseta.

Me parece que el problema estuvo en la mitad de la cancha, donde sólo rescato el despliegue de Mascherano y la prolijidad de Cambiasso. Juan Sebastián "jamás-piso-el-área-rival" Verón me sigue dando la sensación de que la celeste y blanca le pesa cual armadura medieval, mientras que Riquelme estuvo en una de esas jornadas en que exaspera hasta a sus admiradores incondicionales: pasó mal cuatro de cada cinco pelotas que tuvo, y casi nunca le imprimió un cambio de ritmo a los avances. Claro, las estadísticas (otra vez, ese abuso numérico) dirán que Román consiguió dos goles, sin registrar que el gestor de ambos fue Messi con su magnífica determinación para encarar hacia adelante en pos de perforar la defensa adversaria.

Otro asunto es que la salida obligada de Crespo, a quien tanto y tan injustificadamente se suele cuestionar (es el segundo goleador de la selección después de Batistuta, y delante de Maradona), le creó un problema al equipo, que desde ese momento no dispuso de su sentido de la ubicación y su eficacia. Milito jamás lo hizo olvidar, al contrario.


En suma, no me deja conforme lo hecho hasta acá por el equipo del Coco. Me gustaría ver a Tévez y Aimar más tiempo en la cancha, y también que se pruebe alguna alternativa en la posición de Verón (¿Gago tal vez?). Jugadores hay de sobra y, con semejante material, siempre es posible que la levantada se produzca. Ahora vendrá un agrandado Paraguay, que quizá nos pueda dar una medida más certera de dónde estamos parados.

Por lo menos, así lo veo yo...

Notas:
1 - La foto pertenece a
La Nación
2 - Hay datos históricos interesantes en
la página oficial de la Copa