sábado, diciembre 01, 2007

El cambio ya empezó




La consigna del Frente para la Victoria (de paso, nombre que es toda una definición de objetivos) en la campaña electoral por la presidencia era algo así como "El cambio recién empieza". La candidata triunfó pero los partidarios del cambio no han tenido que esperar a su asunción, ya que el mismo empezó casi al día siguiente del acto eleccionario. Como para muestra basta un botón, ahí está el nuevo gabinete ministerial.

Ah, sí, habrá un ministro de economía distinto. El actual parece que no sintonizaba con cierto funcionario de modales un tanto... particulares. Entonces, lo reemplazará el bombón egresado de la Universidad de San Andrés. Es un cambio.

El que continuará es Moreno, ¿lo recuerdan? Es el secretario de comercio interior, un hombre tan trabajador que es capaz de ocuparse, además de sus tareas específicas, de conducir oficinas que no están dentro del organigrama de la Secretaría a su cargo. Como el Indec.

A propósito, en este organismo los cambios continúan con el mismo vigor. Ahora, fue desplazada María Angélica Barrientos (ver crónica clickeando aquí).

Antes de que el fárrago de las noticias arrastre su nombre al olvido, quiero dejar acá un par de comentarios al respecto. Se trata de una economista con una trayectoria tan extensa como sólida en el sector público, primero en el Consejo Federal de Inversiones (allí la conocí, hace más de dos décadas, cuando ella integraba los equipos que asistían a las provincias en los cálculos del Producto Bruto) y luego como funcionaria del sistema estadístico.

Cuando años después actuó como Directora de Estadística de la Provincia de Buenos Aires, tuve oportunidad de compartir diversas actividades con ella, ya que yo ejercía un cargo similar en Tierra del Fuego (aclaración necesaria: similar no quiere decir de la misma complejidad, ya que dirigir la oficina bonaerense -por obvias razones de escala- es posiblemente más arduo que hacerlo con el propio Indec). Así es que puedo afirmar con conocimiento de causa, que reúne idoneidad profesional con integridad personal.

Pero lo grave de su desplazamiento radica, más allá de lo anterior, en el puesto que venía desempeñando. María Angélica era la responsable del Censo Nacional Económico. Así como el censo de población es la madre de toda la información demográfica y social de un país, los datos del CNE conforman la base imprescindible de las estadísticas macroeconómicas. En mi humilde opinión, la evidente decisión de meter mano (léase: adulterar, dibujar, mentir) en esta área es tanto o más peligrosa que los atropellos cometidos respecto del cálculo de la inflación y en el sector de la encuesta de hogares.

La presidente electa ha dicho que la realidad no es la que describen los medios. Uno supone que no se estaba refiriendo, por caso, a Página/12 ni a las afiladas dos voces del Grupo Clarín. De todos modos. se la puede parafrasear diciendo que la realidad no es la que muestran las estadísticas oficiales. Y que no lo será mientras el Indec, otrora uno de los organismos más prestigiosos de América Latina, siga cayendo por el abismo del descrédito.

La atmósfera orwelliana continúa densificándose. Los jóvenes que crean que Gran Hermano es sólo un programa de televisión, harían bien en leer "1984".

1 comentario:

Caeteris Paribus dijo...

Tiene razón Cristina, el cambio recién empieza...pero falta todavía para llegar a ser como Venezuela. No cabe duda que lo están intentando.