viernes, diciembre 22, 2006

ME GUSTAN LAS FIESTAS


El sentido religioso de las fiestas de fin de año no “mueve mi amperímetro”, obviamente por mi agnosticismo. Sin embargo, me gustan, por varios motivos.

Uno de ellos es que posibilitan que me reúna con personas a las que quiero y que son muy importantes en mi vida. La próxima Nochebuena, por ejemplo, mi esposa y yo cenaremos con nuestros hijos, que han viajado a propósito desde Buenos Aires, y con unos entrañables amigos.

Por supuesto que no necesito que llegue una fecha determinada para quererlos, pero me gusta tener una cita para reunirme con ellos en torno a una mesa y compartir unos (cuantos) brindis.

La ocasión también me trae gratos recuerdos de la infancia y la juventud. De mi vieja y mis tías deslomándose en la cocina a pesar del implacable calor porteño. De mi viejo, encargado de enfriar las bebidas con una barra de hielo en la pileta del lavadero y de encender la pirotecnia. De las ingestas hipercalóricas —furiosamente a contramano del clima— que con mis tíos y primos perpetrábamos sin culpa alguna, porque nadie sabía lo que significaba “colesterol”. De mis amigos del barrio con los que me encontraba después de las 12 para brindar.

Y también es lindo intercambiar saludos y buenos augurios con gente a la que no me une una relación tan cercana, pero con la que interactúo por diversas razones durante el transcurso del año y a la que aprecio con sinceridad.

Además, me hace bien recordar con afecto a los que ya no están.

Se trata, como lo señalaba ayer en un e-mail mi amigo Francisco, de la vida misma, en una época en que casi ya no nos llama la atención que alguien asesine a un octogenario para robarle ciento cincuenta pesos.

Así que, queridos lectores, que tengan unas muy felices fiestas y que en el 2007 se cumplan sus mejores deseos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

comparto casi todo, exepto que cada Navidad cuando levanto mi copa en un brindis imaginario con los que no estan se me hace un nudo en la garganta que me cuesta desatar un poquito más cada año. Me estoy poniendo viejo...Feliz Navidad
Pato.

Anónimo dijo...

Fe de erratas: donde dice "exepto", léase "excepto".
Pato.

Miguel A. Mastroscello dijo...

A mi también se me hace un nudo, pero la memoria me funciona en esos casos con selectividad y los recuerdos de los buenos momentos pasados con los ausentes terminan por predominar...

Anónimo dijo...

Viejo, comparto el sentimiento de alegría por poder brindar con la familia completa y grandes amigos esta Nochebuena, que para mi también es una oportuidad más para disfrutar de estar todos juntos.
Aprovecho para desearles a todos un muy buen fin de año y mejor comienzo del que viene!
Lau

Anónimo dijo...

Mike: Gracias por la mención. Este año extrañé la mesa de amigos, ya casi tradicional, de las navidades en Ushuaia. Hub otra, también buena, pero los extrañé, aunque nos veamos a cada rato. Muy bueno el log y ¡aguante Mastro!