domingo, diciembre 19, 2010

Astor y el euphonium

  1. Tuba tenor, bombardino o eufonio. Llámese como se llame, ese broncíneo instrumento está asociado en el imaginario colectivo a las orquestas sinfónicas, las bandas de marcha y ciertos grupos de jazz. Ni por asomo se le ocurriría a uno vincularlo con el tango, algo que en general sucede con todos los bronces (a excepción del clarinete, bastante empleado en las primeras formaciones tangueras, así como en el trío de Panchito Cao, "Los muchachos de antes").
  2. El pianista y arreglador Greg Anderson ha "visitado" este blog junto con su partner Elizabeth Roe, con una muy hermosa y original interpretación de Libertango (ver aquí).
  3. Ahora, P & M trae a sus fanáticos, gracias al aporte de mi amigo Zeta, una excelente conjunción de los "factores" antedichos. Se trata de una maravillosa y sorprendente versión de Oblivion, de Astor Piazzolla, a cargo del dúo formado por el piano de Anderson y el eufonio de Carl Berdahl. El arreglo es bellísimo y Berdahl, con su virtuosismo, ratifica lo apropiado del nombre de su instrumento, que significa "voz dulce". Que lo disfruten.


(Gracias, Zeta)


2 comentarios:

Zorombático dijo...

Guauuuu!! Tocayo, como siempre me dejas patidifuso con estas joyas rarísimas de Astor Pantaleón. Increíble la profundidad, la expresión y el sentimiento del bombardino, y cómo se entremezcla con el piano, como si fueran un matrimonio sabio y viejo bailando un tango. Bellísimo. Gracias.

He vuelto para no irme. Un abrazo, nos vemos pronto.

Mastrocuervo dijo...

Tocayo, el mérito, como lo hago constar en el post, es de mi amigo Zeta, un astormaníaco fenomenal que me arrimó esta joyita.

Yo también tuve un "bajón" en mi blog, pero vamos por más. Abrazo.