martes, marzo 04, 2008

Veinte años no es nada


Mi hipótesis es que la buena onda de la pareja gobernante para con Hugo Moyano tiene su origen en una admiración que logran ocultar a duras penas. Admiración generada por la incuestionable capacidad del líder camionero para permanecer en su cargo durante tanto tiempo. Encima, quizá piense el actual regente, sin necesidad de alternar con su mujer...

El Maximiliano K. tal vez comparta esa admiración parental, al ver que la progenie moyanista ya ocupa un lugar prominente en la línea sucesoria.

Y, a todos, Madonna -que no es la cantante- los protege.

Un médico por acá.

2 comentarios:

Mezik dijo...

See Here or Here

Anónimo dijo...

Mike: Muy bueno. Comparto.
Francisco