jueves, febrero 18, 2010

Lilita tonante


Es un personaje llamativo del muy particular escenario político argentino. Siempre proclive al desborde verbal y a las actitudes con sesgo intolerante, las mismas que -con razón- suele criticar.

Elisa "Lilita" Carrió parece incapaz de sustraerse a un designio conflictivo. Construye con la misma velocidad y determinación con que, enseguida, destruye su propia edificación. Cual moderno Júpiter tonante, fulmina a unos y otros con rayos lanzados desde un simbólico Olimpo que se asemeja demasiado a la omnipotencia.

Me transmite una imagen poco confiable. Esa sonrisa sobradora con que suele acompañar sus declaraciones, el insufrible "¿me siguen?" con que indirectamente parece decirnos que no estamos a su altura intelectual, son elementos que interpreto como señales de una soberbia inocultable. Quien no piensa exactamente igual encarna o pertenece a "el régimen". Así se trate de un aliado elegido poco antes por ella misma.

Cobos me provoca parecida desconfianza: hace algo más de dos años decidió compartir el gobierno de los K. Es decir, no se trata de alguien que se confundió con un "proyecto" o creyó en una promesa luego incumplida, sino de quien, después de cuatro años de kirchnerismo explícito, optó por unirse a la banda.

Sin embargo, no puedo aceptar que Lilita no quiera enfrentarlo en una primaria del Acuerdo Cívico y Social. Si el actual vicepresidente tiene las cualidades que, según ella misma, lo convierten en una figura poco menos que despreciable, ¿por qué no enfrentarlo en las urnas para terminar con sus posibilidades?

Mientras el gobierno incorpora cada día un disparate nuevo (hoy, por ejemplo, se supo que Luis D´Elía nos representará ante el Parlamento europeo) la oposición no consigue identificar y desarrollar ejes conceptuales concretos. Se trata sólo de forcejeos incómodos, de arrestos individuales, con muy poco aporte al debate de las soluciones que el país necesita (porque los problemas, los conocemos de sobra los argentinos). En el arco opositor no peronista, sólo en la segunda o tercera línea dirigencial (López Murphy, Iglesias y no muchos más) suelen hablar sobre la necesidad de acuerdos programáticos. Los principales exponentes, en cambio, tratan de posicionarse a codazo limpio.

Por favor, chicas y chicos, menos peleas entre vedettes tillenianas y más ideas. ¿Es mucho pedir?

5 comentarios:

ars dijo...

Sencillo,Mike. Hablamos de política en la República Argentina. Lilita arremete contra Cobos porque sabe que en una elección interna -talcomo las cosas están planteadas-no le gana. Y no le gana porser menos capaz, sino porquelos argentinos votamos inevitablemente lo "light". Y porque detrásdel"proyecto Cobos" cada vezmásseanotan unos cuantos "muchachos" que dan para el análisis.
Cobos, a su vez, genera dudas. ¿Quién sería Cobos, además del"socio K de la UCR"? Y Termino. Lo dice un ser que supo ser activista de la UCR. ¿Qué sería ser radical? O,sin ofender,¿Qué sería ser peronista? Y vuelvo a terminar: ¿se puede saber que sorongas es el Kaísmo o el Proyecto Sur, por citar algo?
Fundamento republicano, definición ideológica, proyecto abierto aunque con objetivos básicos a ser propuestos a la sociedad, rigor -conceptualmente hablando-fiscal,principios productivos,etc. etc. etc.
Yo no pienso votar a nadie que no se muestre como un líder, aún equivocado. Novotaré jamás al que condiciona sus conductas (sus decisiones públicas,desde el poder que les compete,no jodamos) a las encuestas de cada día, que se digieren como el jugo de naranja en el desayuno de los que no la pasan mal,comoel"gordito".
En fin, me fuí al carajo.

Osvaldo dijo...

Estimado Mastrocuervo:
Cualquier semejanza con la soberbia de nuestra primera mandataria provincial, NO es pura coincidencia.
Me sentí representado en el pensamiento con tu descripción, de la sonrisa sobradora y de su frase "me siguen?" No podría decir en cambio: "me hago entender?".
Lilita es asi... Ni buena, ni mala. Es inimputable. Es un verdadero contrasentido que la soberbia que la caracteriza en todos y cada uno de sus actos publicos (y creo que tambien los privados)no lleguen a otra cosa que seguir distanciando a la gente de su discurso.
Y para colmo de males, no veo en el horizonte de nuestro espectro politico, posibilidad de cambio cierto...

Mastrocuervo dijo...

@ Ars: mi punto es que a Lilita la veo como una versión decente del "gesto crispado", que -lo reconozco- es representativo de una sociedad que plantea todo en términos de "si no estás conmigo, sos mi enemigo mortal". Si la década menemista dejó su impronta corrupta, este sexenio kirchnerista ya impuso ese sello de irracionalidad, a la oposición y al ciudadano de a pie. Hoy Jorge Fernández Díaz se ocupa de esto en una nota recomendable de La Nación. Dejo el link, abrazo.

http://www.lanacion.com.ar/1235276

@ Osvaldo: es cierto, no es buena ni mala. Creo, de todos modos, que es una pena que su soberbia le impida aprovechar las capacidades que posee en un trabajo en equipo. ¿Se entiende lo que digo? ;.)

Osvaldo dijo...

Mastrocuervo: cuando leía la postura de Jorge Fermandez Díaz, no hacía más que asentir con mi cabeza y recordar lo que siempre digo: La vida está llena de Grises. La vida no es Blanco o Negro. La vida toda es un GRIS. Y esta necesidad que tiene el kirchnerismo de plantarnos dentro de un pensamiento maniqueísta, no hace más que seguir enfrentándonos en el cotidiano. Ojala que el tiempo y la prudencia de quienes desandamos este camino en la cotidaneidad del ciudadano común, nos dé la perspectiva para no "engancharnos" en este juego perverso que nos quieren plantear día a día. Abrazo

Mastrocuervo dijo...

Osvaldo: En eso de los grises coincidimos por completo. Y creo que dentro del gris, hay matices...
abrazo.