jueves, enero 03, 2008

Keynesianismo del Siglo XXI




Las delicadas maneras del secretario Guillermo Moreno parece que continúan siendo aplicadas con el propósito de que la realidad, tergiversada por una furibunda campaña antiargentina, termine de una buena vez por todas adaptándose a las estadísticas oficiales.

Al menos es lo que se deduce al conocerse el traslado de Luciano Belforte, técnico del Indec, al ministerio de Economía, o, mejor dicho, a un limbo sin tareas asignadas. Un destino similar a los asignados antes a Graciela Bevacqua, Cyntia Pok y María Angélica Barrientos.

Que Belforte haya sido encargado del ingreso de datos para el cálculo del Indice de Precios al Consumidor y, también, testigo en la causa judicial sobre manipulación de ese indicador debe ser, sin dudas, una mera coincidencia.

También ha de ser casualidad que la renuncia del economista Federico Dorin a la Dirección de Cuentas de la Producción del organismo, se haya producido mientras empleados del área denuncian presiones de las autoridades para manipular las estimaciones del PBI.

Es curioso que estos episodios se verifiquen en el curso de una administración que de manera reiterada ha hecho profesión de fe estatista.

Dorin, por ejemplo, no es -como decía Chiquito Reyes, el personaje del Negro Olmedo- "ningún gil de goma". Profesor de las Universidades de Buenos Aires, de Tres de Febrero y de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), ha sido consultor de la CEPAL, el BID y el FMI (con perdón de la palabra) y exhibe una rica trayectoria profesional y académica desplegada en el país y en el exterior. Es decir que como consecuencia de este increíble forcejeo entre realidad y números oficiales, el "staff" del Estado pierde a otro profesional calificado y experto.

¿Serán estas señales de que marchamos hacia un "keynesianismo del Siglo XXI"?

3 comentarios:

Sartori dijo...

Federico Dorín, excelente profesor.
Gran conocedor de su trabajo y honesto (cualidad que le costó el puesto).

Cuidado con la degradación de las instituciones. Venezuela empezó de a poco a coartar las libertades, mentir, y censurar. Estimo que aunque vamos unos pasos más atrás, estamos en el mismo camino.

Miguel A. Mastroscello dijo...

Sartori:

Coincidimos. Que no nos pase aquello de "cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista, cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio porque yo no era socialdemócrata..."

cecilia orrillo dijo...

el Lic. Dorin no solo es un excelente profesional, fue un funcionario comprometido con la realidad. y sobre todo un excelente amigo.