martes, junio 03, 2008

Partido agrario y lealtad




Una de las derivaciones de la actual locura nacional (como denomina con acierto Eliaschev al escenario surgido del conflicto agro vs. gobierno) es la futura creación de un "partido agrario".


La cosa creo que empezó a comentarse después de que Alberto Fernández descalificó a un acto organizado por las entidades ruralistas por ser, según él, de índole "opositora", como si eso fuera un delito. Un demócrata, el Alberto.


Ahora bien, ¿por qué tiene asidero -más allá de que se concrete o no- la versión sobre ese nuevo partido? Me parece que por lo siguiente: las personas que protestan, lo hacen de esa manera debido a que no se sienten representados por quienes ellos votaron, y no me refiero sólo a gobernadores e intendentes, sino en particular a los legisladores. En consecuencia buscan canalizar sus reclamos por una vía que, si las instituciones funcionaran, no debería ser la principal ni, mucho menos, la única.


El problema quizá se origine en el legado peronista sobre la "lealtad política", que tiene el sentido "de abajo hacia arriba". Recordemos las múltiples expresiones de lealtad hacia Perón y Evita por parte del pueblo peronista, cuando en realidad lo que debiera caracterizar a un sistema republicano y democrático sería la lealtad de los gobernantes hacia quienes los votaron, es decir, de arriba hacia abajo.


Hoy, esos legisladores que optaron por ser leales al jefe y no a sus votantes, delegándole atribuciones que la Constitución les asigna a ellos, hacen un culto del bajo perfil, esperando que la bronca que los chacareros ejercen contra gobernadores e intendentes no se dirija hacia ellos, como lo merecerían. El nulo papel del Congreso en todo este entuerto es, tal vez, una de sus facetas más patéticas.


Creo que en la legítima idea del partido agrario (que yo no comparto) subyace, en realidad, la crisis institucional que nos sigue agobiando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. M.M., la verdad que su anterior comentario acerca de mis preguntas, me inhibe el preguntar aca. Lástima, porque me hubiese gustado entender varias cosas que no siempre parecen sencillas a ojos de simples ciudadanos. De todas maneras me animo a hacer un par de comentarios (aunque el último en realidad y pese a su pesar, es una pregunta): Si existe un partido obrero, es lógico que exista un partido de terratenientes agrarios y teniendo en cuenta que este es un gobierno nacional y popular, también parece lógico que se plantee como una oposición al estilo "Braden o Perón".
Mi incomoda pregunta es: Ayer escuche al Dr. Alberto Fernandez decir que las retenciones no son impuestos, sino instrumentos de política económica, es decir, ¿los impuestos no son instrumentos de política económica?
Gracias por su atención.
Abuelo Lelo

Miguel A. Mastroscello dijo...

Estimado Lelo (espero que este trato no lo incomode, pero es que siento que ya vamos entrando en confianza):

Aguda observación la del paralelo entre el P.O. y un eventual P.A. Mis reservas al respecto tienen que ver con cierto tinte sectario de esa propuesta, que no me convence, aunque es prematuro pronunciarse porque hasta ahora no se trata más que de un esbozo.

En cuanto a lo que declaró el Dr. A.F., la respuesta es facilonga: las retenciones son impuestos, y estos a su vez son instrumentos de política económica (más precisamente, de política fiscal). Pero, a don Alberto no hay que tomarlo demasiado en serio...

Saludos.