jueves, junio 04, 2009

La Reina del Sur


Arturo Pérez-Reverte publicó en 2002 esta novela atrapante, para cuya redacción -supone uno- le debe haber venido de perillas su pasado como corresponsal de guerra, tanto por los conocimientos sobre cuestiones, vamos a decirlo así, de armamento y logística como por los contactos que -según él mismo declara en un postfacio- le brindaron muy valiosa información.

La trama cuenta la transformación de la cuasi inocente noviecita de un narcotraficante de cuarta o quinta línea en el estado de Sinaloa, México, en nada menos que la reina del tráfico de drogas del Mediterráneo occidental, con base en Andalucía y conexiones con traficantes marroquíes y españoles, con mafiosos rusos e italianos, y con policías, aduaneros, gobernantes y funcionarios de diversas administraciones (DEA estadounidense incluida).

La novela sitúa el nacimiento de Teresa Mendoza en una mísera barriada de Culiacán, la capital sinaloense, "una tierra donde morir con violencia era morir de muerte natural" según la cruda definición del autor. Un lugar cuyos habitantes se han resignado a que el crimen forme parte de la vida cotidiana, con todas sus consecuencias (algo parecido a lo que ocurre en vastos sectores del conurbano bonaerese, quizá con diferencias de intensidad, por ahora).

Pero el libro no es sólo un relato sobre los acontecimientos que llevan a aquella tímida morra a convertirse en lo que se convirtió, muy bien escrito, con secuencias de acción y suspenso que mantienen en vilo al lector, un manejo magistral de la técnica del flash-back y un ritmo sostenido en forma admirable. Hay también una mirada profunda sobre la condición humana de esos personajes envueltos en una atmósfera de violencia que respiran con asombrosa naturalidad y un fatalismo casi sabio. Algunos de ellos develarán su costado vulnerable, relacionado con los afectos: en ese medio, tenerlos configura una desventaja competitiva. Quizá eso sea lo que posibilita a la protagonista destacarse, junto a su capacidad para dominar el miedo, antes que la incapacidad de experimentarlo.

Teresa, por cierto, no tiene puntos vulnerables porque las circunstancias la han llevado a una soledad absoluta, después de haber amado (o al menos, de haber creído que podía amar) y de verse más de una vez frustrada por la muerte. Su avance en el submundo narco es tan arrollador como sólido, basado en su fría capacidad de cálculo y su firmeza en momentos decisivos. Nada de lo que ocurre en su reino le es ajeno, nada parece perturbarla.

Sin embargo, algo impensable ocurre y, ante un ofrecimiento, Teresa decide arriesgarlo todo y volver a su lugar de origen, para saldar una cuenta que el paso del tiempo no ha borrado.

En Sinaloa, la música popular por antonomasia es la de los narcocorridos, con estrellas como Los Tigres del Norte o El As de la Sierra, quien aparece en la portada de uno de sus discos con una 45 en la mano. El narcocorrido constituye una versión moderna del tradicional corrido mexicano que evoca en sus letras a los personajes relevantes del narcotráfico. De algún modo, y como lo observa el mismo Pérez-Reverte, "La Reina del Sur" es un narcocorrido que no dura tres minutos sino más de 500 interesantísimas páginas.

3 comentarios:

Zorombático dijo...

Tocayo, hay quien dice que Teresa Mendoza existe y está viva... De hecho ahora estamos viviendo el punto climático de la "guerra al narcotráfico" declarada por el Presidente Calderón; algo duro y no tan divertido como la novela de Perez Reverte, y con un final que va más allá de lo postergable. La novela me gustó mucho, pues ya lo has dicho tú, Reverte es un gran escritor, aunque se le han ido una que otra chapuza en el "slang" mexicano; nada fácil para un hispano. Sin embargo, no creo que haya sido difícil escribirla puesto que no es una novela compleja, es una simple narración de una narca, y tal vez se queda corto en cuanto a las fechorías de Teresa y sus secuaces. Novelas más ricas y abundantes en contenido, con un despliegue maravilloso de imaginación y documentación son "La piel del tambor" y mi favorita, "La carta esférica". Muy buen post Tocayo. Un abrazo.

Paulina dijo...

Muy buena recensión de la novela, que intentaré leer porque lo que leí de Pérez Reverte me gustó mucho. Del mismo tema y muy bien escrita también es "Rosario Tijeras", que luego se filmó.

Paulina

Miguel A. Mastroscello dijo...

@ Tocayo: estoy de acuerdo en que no es una novela compleja, sino una narración sencilla aunque muy bien escrita y estructurada. Yo creo que AP-R mismo piensa eso, de ahí su definición de "narcocorrido de 500 pgs." Y sí, la sensación que a uno le queda es que la tal Teresa o como se llame,posiblemente ande dando vueltas por allí, convertida en gran señora...

Tomo nota de esas otras dos novelas, un abrazo.

@ Paulina: si le interesa la temática y le gusta cómo escribe el autor, yo creo que este libro le va a agradar. Saludos.