jueves, septiembre 03, 2009

Un argentino representativo


Lo leí y pensé que estaba entendiendo mal. Lo releí y comprendí que no era así.

Según La Nación de hoy, el ciclista Walter Pérez fue detenido por efectivos de la Gendarmería el martes pasado cuando -junto con otros 70 deportistas- pedaleaba por la Autopista del Oeste.

La ley de tránsito, Nº 24.449, establece que en las autopistas "No pueden circular peatones, vehículos propulsados por el conductor, vehículos de tracción a sangre, ciclomotores y maquinaria especial". Ergo, los gendarmes cumplieron con su obligación.

Sin embargo, Pérez anunció que se propone iniciar acciones legales. Y basó su propósito con estos argumentos: "Sabíamos que estábamos fuera de la ley, porque la concesión prohíbe que se circule a tracción a sangre, pero lamentablemente no tenemos otra alternativa. Por la colectora nos han robado muchas veces y las lomas de burro nos impiden ir a la velocidad que necesitamos para entrenarnos, entonces nos vemos forzados a subir a la autopista. Entiendo que hacemos peligrar la vida, ya que los autos circulan a mucha velocidad".

Walter Pérez ha ganado varias medallas olímpicas (incluyendo una de oro), lo que sin duda constituye un motivo de legítimo orgullo para el ciclismo argentino. Es posible que en algunos meses más se inaugure un monumento con su efigie, aunque no por sus méritos deportivos, sino por haber logrado representar con su actitud una de las características más notables de nuestro pueblo: la de considerar a las leyes como algo optativo. Ese mismo día, quizá, un par de gendarmes comiencen a purgar alguna pena por actuar como represores.


4 comentarios:

Luiggi dijo...

La conclusión que quizás deba desprenderse de lo acontecido, más allá de nuestra impertérrita voluntad transgresora, es que no existe en el Estado como tal, independientemente de quién lo represente, una clara voluntad de fomentar la práctica deportiva, y más aún apoyar a los deportistas amateurs. Cuando existía el velódromo municipal a ningún velocista se le hubiera ocurrido ir por las autopistas. Cuando existía el circuito KDT tampoco, hoy es el Club de Amigos y solamente pueden ingresar a él los socios. Bueno sería que estas organizaciones, en mancomunión con la Secretaría de Deportes y el Comité Olímpico Argentino impulsaran acciones para apoyar estas disciplinas, que como hemos visto, consiguen medallas ¨a pulmón¨

ars dijo...

Por ahí el amigo Grondona le pasa unos pesos de la abultada suma que los "goles desaparecidos" que el Gobierno Nacional ha sabido liberar, en nombre de la Patria Bolivariana, con perdón de Simón Bolívar.

Anónimo dijo...

Es cierto que Walter Pérez transgredió una "norma", pero ¿hay alguna bicisenda en la que esté prohibida la circulación de automóviles y motos al punto de que vayan las "fuerzas del orden" a sacar a los conductores? ¿Les ofrece el Estado algún lugar donde entrenar tranquilos? ¿O la solución sería para Pérez tratar de obtener la ciudadanía de algún país europeo -España quizá, por la falta de jóvenes en los pueblos- y enrolarse en algún club al que le interese el ciclismo?

Paulina

Miguel A. Mastroscello dijo...

El argumento del post es que el cumplimiento de las leyes no debe ser "relativo". No creo que, por ejemplo, para cumplir con la ley de tránsito, los ciclistas deban disponer previamente de un lugar donde entrenar provisto por el Estado. Y esto, por el mismo motivo por el cual uno no roba, digamos, por más que haya tanto delincuente suelto o protegido por los poderes corruptos.

Saludos.