miércoles, mayo 20, 2009

Campaña sucia


Recrudece la campaña destituyente.

Cuando la llevaba adelante el campo, el desagrado oficial -si bien innegable- estaba morigerado por el carácter oligárquico-reaccionario de sus miembros, y por su enemistad manifiesta hacia la política económica nac & pop. Era de esperar, digamos.

Pero lo preocupante para el gobierno es que, de un tiempo a esta parte, se le están desacatando muchos soldados. Y no hablo del profesor Delía cansado del maltrato, después de todo amansado con el puestito acordado a su consorte en una lista del FpV.

Tampoco me refiero a los venerables y venerados integrantes del Grupo Fénix que se atrevieron -con casi dos años y medio de demora- a cuestionar las estadísticas oficiales.

El problema es que los miembros de la burguesía nacional, otrora tan mimada y renombrada por los K, se suman ahora a los cuestionamientos, dejando trascender su reclamo por los archiprometidos y nunca cobrados reintegros a las exportaciones y devoluciones del IVA. Se trataría, según la UIA, de entre 800 y 2.000 millones de pesos adeudados por el fisco al sector de las PyMEs, las mismas a las que se dice defender contra los sectores concentrados.

Seguro que los muchachos del Consenso de Gandhi están que trinan.

2 comentarios:

ars dijo...

Pobre Gandhi. Mirá que quedar pegado en el "consenso de plastilina". Un macana.

Miguel A. Mastroscello dijo...

Frank:

Tenés razón, juntarlo con esa runfla... Después de todo, el Mahatma tenía buena onda. Es una injusticia...